La intrusa.

tumblr_nld8l364rr1stkp6oo1_400

Eva abrió los ojos y parpadeó varias veces antes de que sus ojos se acostumbraran a la luz. Se giró y quedó mirando al techo. Allí seguía él, desnudo, dándole la espalda a su lado. “¿Y por qué no iba a seguir ahí, si ésta es su casa?.” -pensó. Eva se levantó sin hacer ruido y fue al baño. Meó y se plantó frente al lavabo, mirándose al espejo. “Podría ser peor.” -pensó mientras se revolvía el pelo intentando darle algún tipo de forma, pero no había manera. Abrió el grifo y dio un largo trago de agua. Estaba tibia y dejaba un regusto a metal en la boca. Otro trago y unas gargaritas.

Volvió a la habitación, seguía dormido. Eva gateo despacio por la cama hasta acercarse a él por la espalda y pasando el brazo por su cintura empezó a besarle el cuello.

-Ey.

-Eh.

-Son más de las doce, vamos.

-¿Receptiva? -preguntó él, soñoliento.

-Hoy más activa. ¿Y tú, activo?

-Hoy más receptivo.

-¡Anda, cambio de papeles! ¿Aprovechamos y así cumplo mi promesa?

-¿Mmm?

Eva sonrió y bajó el brazo con el que lo enroscaba. Con la mano empezó a masajearle los huevos. Él abrió la boca y dejó escapar aire. Eva seguía haciendo y cuando notó que tanto Fede como su deseo iban despertando, emepezó a masturbarlo.

-¿Te acuerdas ya de la promesa?

-Claro que sí…

Fede se dio la vuelta y estando ambos cara a cara probó a Eva con su dedo corazón.

-¡Joder, niña! -sacó el dedo, brillante, y se lo llevó a la boca- ¡Ven aquí ahora mismo!

Y rápido se colocó encima de Eva, quien se abrió para él y en un momento lo sintió en lo más hondo de su ser.

-Ahh… -gimió, levantando el pecho y la cara.

Fede la follaba despacio pero mantenía el ritmo, hundiéndose en ella todo lo que podía a cada embestida. Le besaba las tetas, el cuello, estaba en todas partes. Eva le apretaba el culo con una mano y le tiraba del pelo de la nuca con la otra. Lo deseaba, llevaba deseándolo mucho tiempo, y ahora no quería que saliese nunca de ella. Notó la descarga de antes del orgasmo, cómo se acercaba y la iba dejando sin aire.

-Me… voy… -y apretando fuerte la espalda de Fede se dejó ir, con los ojos apretados y un grito que Fede calló con un beso brusco y caliente.

Salió de ella y besando su estómago fue bajando, la abrió sujetándole los muslos que temblaban a cada espasmo, y miraba como latía su coño, todo expuesto, hasta que paró. Entonces recorrió con su lengua los labios del coño de Eva de abajo a arriba y despegaba la cara. Otra vez lo mismo. Lo lamía y lo miraba, lo lamía y lo miraba. Eva se sentía morir. Por un lado sentía vergüenza y por otro no quería que parase. Fede empezó de repente a rodear el clítoris con su lengua y encerrarlo entre sus labios, mientras metía dos dedos en el coño de Eva. Cada vez los movía más rápido, en forma de gancho, y apretaba con ellos su clítoris contra su lengua desde el interior de la vagina. Notó cómo volvía la sensación. Eva tiraba del pelo de Fede, a quién veía moverse en su entrepierna, masturbándola y comiéndosela entera. Y así, intentando agarrarse al colchón pero sólo consiguiendo tirar de las sábanas, se dejó ir de nuevo en un alarido de dientes apretados. Fede la sostuvo por las caderas con ambas manos mientras Eva disfrutaba de su orgasmo. Se incorporó y empezó a llevarse los suspiros de ella a besos.

-Para… Por favor… -pidió Eva susurrando- Te toca a ti…

Él la besaba y ella le rogaba que parase, mientras sentía su polla dura rozándole en el estómago.

-Para. Ven, siéntate.

Eva se levantó y salió de la cama y con la mano indicó a Fede que se sentase en el borde. Éste obedeció y entonces Eva calló de rodillas frente a él y empezó a chuparle los huevos mientras lo masturbaba.

-Ahhg… Joder, sigue…

Eva se metió su polla en la boca y empezó a subir y bajar, agarrándose a los muslos de Fede. Bajaba y aguantaba hasta que no podía soportar más la arcada y entonces subía y volvía a repetir lo mismo. Lamía y besaba su polla de arriba a abajo, como si tuviese que memorizarla con sus labios.

-Eva… Me vas a terminar ya… No puedo…

-Lo quiero para mí -dijo ella mirándolo lasciva desde abajo.

-Claro… Déjame…

Eva se retiró y Fede empezó a masturbarse muy rápido rodeándose sólo la punta de la polla con el pulgar y el índice. Eva no pudo evitar morderse el labio viendo las muecas de su cara mientras lo hacía, le ponía mucho.

-Eva… Me corro… -dijo respirando muy rápido- ¡AHHHH! -dejó escapar un alarido grave y largo a la vez que se corría.

Eva abrió la boca y al momento notó el semen, que le resbalaba caliente por el labio inferior. Fede seguía masturbándose muy despacio y Eva le besó el glande, pegajoso y fresco. Fede le limpió la barbilla con el pulgar y con el dedo mojado con su leche acarició los pezones de Eva, erizándole la piel.

-Ufff… -Fede aún respiraba agitado.

-Ahora vuelvo -dijo ella con una sonrisa satisfecha.

Fue al baño a limpiarse y regresó a la cama. Fede estaba tumbado boca arriba en el centro, con los brazos bajo la cabeza. Eva se sentó de cuclillas en la cama y lo miró largamente. Le recorrió el cuerpo desnudo de la cabeza a los pies, como estudiándole las pecas y los poros y dijo:

-Lo único que te cambiaría es el domicilio. -Fede sonrió y tiró de su brazo recostándola sobre su pecho.

-Bueno, misión cumplida, ¿no? -dijo ella.

-Mujer de palabra. -contestó él acariciándole el pelo.

-Claro. Si te dije que te follaría una mañana, pues lo hago.

Fede rió y así desnudos y enroscados, entre humo y risa, hablaron y hablaron de cosas sin pies ni cabeza por horas a la luz del día para variar.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s